¿Mala ubicación? = Gastos inesperados en inmuebles de alquiler

Cuando se trata de calcular los flujos de ingresos de propiedades, los inversores deben mirar más allá de lo superficial. Todos conocemos la famosa frase “ubicación, ubicación, ubicación”. No debe ser una sorpresa entonces que la ubicación puede hacer una gran diferencia en la calidad de la oportunidad de inversión inmobiliaria para alquiler. Es muy importante este factor “ubicación” cuando se trata de invertir en propiedades para obtener ingresos y no solamente mirar los números de las lineas principales (precio y renta) ya que esto puede resultar en un error costoso.

En este artículo vamos a explorar cómo la ubicación puede afectar el resultado final de la inversión inmobiliaria.

Altas tasas de desocupación
El primer problema se presenta cuando se invierte en una propiedad para alquiler vacacional y la misma se encuentra alejada de la playa. Se conoce que las propiedades preferidas por los turistas en Aruba son aquellas que están frente al mar o escasa distancia éste. Para el caso de alquiler para residentes, normalmente lugares o áreas de mala calidad son el hogar de las familias de menores ingresos. Dado que estas familias de ingresos bajos no suelen tener muchos ahorros, cualquier inestabilidad laboral trae consigo una gran oportunidad de incumplimiento.

Tasa de criminalidad
Aunque la tasa de criminalidad en Aruba es baja, existen zonas que tienden a ser objeto de investigaciones policiales potenciales y otros dolores de cabeza, lo que hace probable cargar gastos de sistemas de seguridad y una mayor prima de seguro, lo cual puede tomar un “buen bocado” de su línea de ingresos por alquiler.

Los inquilinos de mala calidad
Barrios de baja calidad atraen inquilinos de baja calidad. Conseguir un mal inquilino puede ser muy costoso. Los malos inquilinos no sólo hacen que el propietario pierda el sueño, sino también traen el riesgo de que pueden destruir su inversión. Estos inquilinos son propensos a dejar la casa en mal estado en su salida (muchas veces en condiciones hostíles) que le cuesta al propietario una cantidad considerable de dinero para reparar. 

Mala administración de la propiedad
Tener un buen administrador de la propiedad puede hacer su vida más fácil como un inversionista de bienes raíces, mientras que un mal administrador puede ser peor que no tener administrador de la propiedad en absoluto, ya que puede traerle las tasas de desocupación más altas, los inquilinos de baja calidad, más impagos, etc. 

Nuestra recomendación es que antes de invertir en cualquier propiedad para obtener ingresos en Aruba usted debe asegurarse de que no se quedará pegado con una carga de gastos inesperados. Si no está familiarizado con el área, asegúrese de buscar el consejo de un par de profesionales de bienes raíces junto con la realización de la diligencia debida en el lugar mismo, para asegurarse de que está comprando una “vaca buena” y no un despilfarro de dinero.